La Universidad de Santiago de Chile (USACH) está trabajando en el simulador de terremotos más grande de Sudamérica, el que se espera permita saber cómo estos eventos podrían afectar las construcciones de los lugares donde ocurran. El 27 de febrero de 2010 marcó un hito en la memoria de los chilenos. Fue pasado las 03:34:08 de la madrugada cuando un sismo de magnitud 8.8 se vivió inesperadamente entre la Región Metropolitana y de la Araucanía.

La gran cualidad de este evento, y de muchos otros, es la «sorpresa» y la poca capacidad que se tiene para prever, cuándo, cómo y qué efectos tendrá en la infraestructura de Chile. Es esta última interrogante la que quiere ser respondida por un grupo de académicos de la Universidad de Santiago.

Chile ante un nuevo 27-F: ¿Está el país mejor preparado para enfrentar un megaterremoto y tsunami? 85 El equipo liderado por el director del Departamento de Ingeniería en Obras Civiles de la Universidad de Santiago, doctor Erick Saavedra, comenzó a trabajar en el proyecto durante el año 2016 gracias a la obtención de recursos públicos y privados.

«Treng Treng», nombre no oficial del artefacto comentado a Emol por Saavedra –en honor al ser mitológico Mapuche al que se asocia el movimiento subterráneo– permitirá «innovar en materiales de construcción en un país tan sísmico como el nuestro», según lo expresado por el académico.

Sin embargo, desde la USACH afirmaron que no será hasta finales de marzo que el simulador entre en funcionamiento, ya que actualmente se trabaja en afinar detalles de sus repuestos internos. «Tengo que revisar los últimos detalles, que son correcciones a una de las bombas de la unidad hidráulica y a partir de este mes comienza un largo proceso de aprendizaje», estimó Saavedra.

Cuál será la utilidad del «Treng Treng» El doctor Saavedra señala que se podrá conocer cómo se comporta determinada estructura, formada de determinado material, durante un sismo dado. Esto último, debido a que ha investigado cuáles han sido las condiciones que se han generado durante un movimiento terrestre. «Quiero investigar cómo se mueve una estructura en un tipo de movimiento súper específico», aseveró Saavedra.

Y agregó que será vital «para innovar en materiales de construcción en un país tan sísmico como el nuestro, es recomendable que superen pruebas rigurosas en un equipo tan sofisticado como este». «Treng Treng»: Una mesa vibradora «Treng Treng» es una «mesa vibradora» que consta de una plataforma metálica de 3×3 metros apoyada por cuatro columnas de acero. En los costados, tiene brazos mecánicos – llamados «actuadores»- que son los que le dan movilidad a la plataforma.

Esta «mesa» se apoya sobre un bloque de hormigón – o «masa de reacción»- de 300 metros cúbicos. En tanto, son los «actuadores» los encargados de generar el movimiento sísmico mediante un sistema hidráulico que bombea aceite a través de mangueras o ductos a los brazos, los cuales comprimen el aceite.

Esta instalación, puede moverse longitudinalmente, transversalmente y a través de torsión en planta gracias a ese aceite comprimido en brazos hidráulicos, que hacen que el pistón pueda empujar hacia adelante o retraerse. Y predecir así un terremoto de distintas características.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí