China prevé tener 610 millones de dosis listas antes de que acabe este año y 1.000 millones en 2021, que saldrán al mercado cuando supere la tercera y última fase de ensayos clínicos.

Así lo aseguró hoy el director del Centro de Desarrollo de Ciencia y Tecnología de la Comisión Nacional de Salud, Zheng Zhongwei, quien resaltó en una rueda de prensa en Pekín que 11 vacunas de cinco “plataformas” con participación del país están en la última fase de pruebas sin que hayan mostrado efectos adversos.

Zheng no dio una fecha exacta, pero indicó que esperan aplicar masivamente las vacunas “lo antes posible”.

Varias vacunas de al menos cuatro empresas chinas se encuentran ahora en la tercera fase de pruebas: las de Sinovac, Sinopharm, el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y la de Cansino Biologics, que comenzó a usarse a finales de junio en el Ejército chino.

A estas habría que sumar las de otro consorcio en el que el país asiático participa, como el formado por la china Fosun Pharma, la alemana Biontech y la estadounidense Pfizer.

Un trabajador realiza un control de calidad en las instalaciones de envasado del fabricante de vacunas chino Sinovac Biotech (REUTERS/Thomas Peter)

Un trabajador realiza un control de calidad en las instalaciones de envasado del fabricante de vacunas chino Sinovac Biotech (REUTERS/Thomas Peter)

La OMS y las vacunas de emergencia

Sobre las llamadas vacunas de emergencia, que China comenzó a aplicar el pasado julio, se han utilizado en “grupos de riesgo” y han presentado resultados “muy sólidos”, según Zheng.

“Hemos tenido un mecanismo muy estricto para verificar cualquier reacción adversa para todos los que han participado en el proceso. Ningún caso adverso se detectó”, recalcó, y agregó que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) ofreció su apoyo y comprensión” a este experimento.

Los funcionarios que participaron este viernes en la rueda de prensa organizada por el Consejo de Estado (Ejecutivo) reiteraron que las vacunas serán “efectivas y seguras”, aunque el director del Centro Biológico del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Zhang Xinmin, explicó que hasta cierto punto es “normal y aceptable” que las vacunas en pruebas puedan presentar algunos efectos adversos.

“Algunas como las del dengue lo hicieron, pero en este caso no ha ocurrido. No obstante se necesita más tiempo de observación hasta poder dar por concluidas las pruebas de la fase 3”, la última de ensayos clínicos.

Respecto a las mutaciones del virus, Zhang dijo que no han comprobado que “haya grandes cambios” en las diferentes cepas existentes en los países tras comparar las secuencias genéticas.

Hay un gran nivel de similitud, por eso creemos que estas vacunas serán válidas para todas las cepas”, afirmó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí