Los incendios forestales sin precedentes en Australia estarían siendo «recargados» por el cambio climático, el tipo de árboles a los que han alcanzado las llamas y al escenario meteorológico actual, según afirman expertos. Y estos incendios son tan extremos, que están detonando sus propias tormentas eléctricas.

Estas son algunas preguntas y respuestas sobre la ciencia detrás de los incendios en Australia, que hasta ahora han afectado a alrededor de 5 millones de hectáreas, han cobrado 17 víctimas fatales y destruido más de 1.400 viviendas.

«Es básicamente una convergencia horrible de eventos», explica el director de estudios medioambientales de la Universidad de Stanford, Chris Field, quien encabezó un informe científico internacional sobre cambio climático y eventos extremos. Field dijo que este es uno de los peores, sino el peor, evento extremo de cambio climático que ha observado. «Hay algo intrínsecamente aterrorizante sobre estos grandes incendios forestales.

Se desarrollan por tanto tiempo, que inculcan una sensación de desesperanza», agrega. «Los incendios son como una representación emblemática de los impactos del cambio climático», afirma el experto.

¿El cambio climático es un factor? EFE Algunos científicos que estudian el fuego y otros que estudian el clima, dicen que no hay dudas sobre que el calentamiento global producido por el hombre es una gran parte, pero no la única, de los incendios.

El 2019, Australia vivió su año más caluroso y seco del que se tenga registro, con una temperatura anual promedio de 1,5°C por sobre la que se registró entre 1960 y 1990, de acuerdo al Departamento de Meteorología de Australia. Las temperaturas en el país durante el último mes, alcanzaron máximas de 49,9° C.

«La que habría sido una mala temporada de incendios, se convirtió en algo peor por la tendencia subyacente de sequedad y calentamiento», dice Andrew Watkins, jefe del área de pronósticos a largo plazo en el Departamento de Meteorología de Australia. Mike Flannigan, científico experto en fuego de la Universidad de Alberta, Canadá, dice que los incendios en Australia son «un ejemplo del cambio climático».

Un informe del gobierno australiano en 2019 sobre incendios y cambio climático, aseguró que «el cambio climático causado por los humanos, ha resultado en condiciones meteorológicas más peligrosas para la foresta en las últimas décadas para muchas regiones de Australia».

¿Cómo el cambio climático empeora estos incendios? Mientras más seco sea el combustible -en este caso árboles y plantas- es más fácil que los incendios comiencen, y por lo mismo se hacen más calientes, dice Flannigan.

«Significa que existe más combustible disponible para quemar, lo que implica incendios de mayor intensidad y eso hace más difícil -o imposible- poder apagarlos», agrega el experto.

El calor hace que el combustible esté aún más seco, por lo que se combinan para algo llamado clima de fuego. Y eso determina la «humedad del combustible», que es crucial para que el fuego se expanda. Mientras más baja sea la humedad, es más probable que los incendios en Australia se inicien y expandan, ya sea por rayos o por ignición causada por humanos, según un estudio de 2016.

La sequía australiana desde fines de 2017 «ha sido al menos igual o peor que la de 1902», afirma Watkins. «Probablemente ha sido conducida por patrones de temperaturas en el Océano Índico y la tendencia de largo plazo de sequedad», agrega. ¿Ha cambiado la temporada de incendios en Australia? AFP Sí, ahora se prolonga por dos a cuatro meses más que antes, comenzando a

nticipadamente en el sur y el este, según Watkins. «Los incendios de los últimos tres meses no tienen precedentes en su tiempo y severidad, comenzaron más temprano en primavera y cubrieron un área más grande a través de muchas partes de Australia», afirma David Karoly, líder del centro de cambio climático en el Programa Nacional de Ciencias Ambientales de Australia.

«La cumbre normal en la temporada de incendios es a fines del verano y aún no hemos llegado», agrega. ¿Las actuales condiciones meteorológicas también son un factor?

Sí. En septiembre, el calentamiento estratosférico súbito de la Antártica -el equivalente austral del vórtice polar- cambió las condiciones climáticas, por lo que los sistemas meteorológicos normales de Australia, están más al norte de lo usual, según Watkins. Esto significa que desde mediados de octubre, comenzaron vientos fuertes y persistentes desde el oeste, llevando aire caliente y seco desde el interior hacia la costa, creando condiciones aún más riesgosas de incendios en el litoral.

«Con un ambiente tan seco, muchos incendios fueron iniciados por eventos de relámpagos secos (es decir, con lluvias limitadas)», dice Watkins. ¿Son personas las que inician estos incendios? ¿Son intencionales?

AP Es muy temprano para precisar la causa de ignición, debido a que los incendios son recientes y las autoridades están utilizando su tiempo en combatirlos, afirma Flannigan. Aunque las personas son un gran factor en la causa de incendios en Australia, usualmente son accidentales, desde vehículos al tendido eléctrico, agrega el experto. No es común que cigarrillos mal apagados detonen grandes incendios, pero cuando las condiciones son tan secas, pueden hacerlo, dice Flanningan.

¿Estos incendios están detonando tormentas eléctricas? Sí. Se trata de una tormenta explosiva llamada «pirocumulonimbus» y puede inyectar partículas a alturas de hasta 16 km. Durante un incendio, el calor y la humedad de las plantas son liberados, incluso cuando el combustible es relativamente seco.

El aire caliente es menos denso que el frío, por lo que se eleva, liberando la humedad y formando una nube que se levanta, hasta terminar como una tormenta eléctrica iniciada por el fuego. Ocurre de tiempo en tiempo en Australia y otras partes del mundo, incluyendo Canadá, advierte Flannigan. «Pueden ser mortales, peligrosas, erráticas e impredecibles», añade.

F

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí