“Para tratar de conseguir toda la información posible y aportar datos que ojalá resuelvan el misterio, me honro en dirigir y coordinar un grupo de científicos de las universidades de Florencia, Tor Vergata de Roma, del Norte de Texas en Fort Worth, que junto con la Universidad de Granada trabajarán intensamente en esta materia. Objetivo final: generar datos de la máxima calidad, aceptados científicamente, para el 12 de octubre próximo. Alea iacta est”.

Con este párrafo remata un artículo del catedrático de Medicina Legal y Forense y director científico de Genyo, Universidad de Granada. José Antonio Lorente Acosta, publicado hace dos días en The Conversation bajo el título “La última jugada de Colón: descubrir su origen 500 años después”.

El artículo, con un par de fotografías de huesos humanos que se aseguran son del almirante y de su hijo Hernando, deriva en un video en Youtube de menos de un minuto de duración que se alza como una breve pincelada audiovisual de la investigación de la Universidad de Granada.

El artículo de The Conversation no alude para nada a los huesos del almirante en República Dominicana, pese a lo que no tiene desperdicio tras sostener que al menos son dos las jugadas maestras que hizo Cristóbal Colón en su vida. La primera, de modo más o menos consciente, descubrir un nuevo continente buscando una ruta más corta hacia las Indias; la segunda, sin duda, la capacidad de mantener en secreto sus orígenes.

Este hecho, que normalmente pasa desapercibido como una anécdota histórica, no lo es en realidad si somos conscientes de que vivió en una época convulsa, época de guerras, conquistas y reconquistas, de traiciones y deslealtades, escribió José Antonio Lorente Acosta.

A pesar de todo ello y de la desconfianza que se generaba alrededor de personas de origen desconocido o poco confirmado, Colón fue capaz -añade el texto de The Conversation- de abrirse paso en las más altas esferas de las monarquías de Portugal y de España.

Fue capaz de convencer en persona a los Reyes Católicos para que le apoyasen en su propuesta –no por todos bien vista– con una enorme suma de dinero, en una coyuntura económica compleja para las arcas reales, como era la de 1492 tras meses de sitiar la ciudad de Granada.

Y el hecho de que más de 500 años después de su muerte el misterio persista puede ser algo así como la guinda en el pastel del misterio.

¿Portugués, gallego o croata?

Hay que decir, sin embargo, que la gran mayoría de historiadores y académicos universitarios asumen y entienden que Colón es genovés; italiano pues, tal y como algunos documentos afirman.

Sin embargo, existen múltiples teorías que, con argumentos coherentes y objetivos y razonamientos basados en datos y fechas, abogan por un origen diferente. De un posible origen portugués hay al menos tres teorías diferentes, todas ellas relacionándolo con la casa real portuguesa de la época. Y cinco teorías lo vinculan a un origen español: en tierras gallegas, en la Alcarria, en Mallorca, en Navarra o en la zona de Valencia.

Aún hay más teorías explicando de dónde era el Almirante: otras varias de origen español, y otras que abogan por un origen polaco o croata. Por falta de datos para comparar, y ante la ausencia de un suficiente número de datos históricos, no las hemos considerado en este momento.

Análisis de ADN

Nuestro Proyecto de Investigación para la “Confirmación de los orígenes de Cristóbal Colón” se basa en el uso de datos objetivos, de los que ya existen (documentos históricos) y de los que se puedan generar con el análisis de ADN.

No es objetivo de nuestro proyecto, bajo ningún concepto ni de ninguna manera, el demostrar que no era italiano porque era español o portugués. Nuestra máxima aspiración, tanto cuando comenzamos hace 18 años como ahora, es la de generar datos científicos, genéticos, que ayuden tanto a confirmar la hipótesis verdadera como a descartar las que –lamentablemente– no lo sean.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí