Decenas de cráteres de hasta 15 metros de diámetro han cubierto una región central de Croacia, a raíz del potente terremoto de magnitud 6,4 que el pasado diciembre dejó siete víctimas portales y causó importantes daños materiales, informa AP.

En los últimos dos meses, residentes de pueblos situados a unos 40 kilómetros al suroeste de Zagreb, la capital, han detectado alrededor de un centenar de agujeros redondos de diferentes tamaños. Algunos de ellos se formaron cerca de viviendas y en terrenos agrícolas.

Los geólogos aseguran que los cráteres se habrían formado igualmente de forma natural, pero que el temblor actuó de catalizador, acelerando un proceso que, normalmente, habría tardado años, si no décadas.

«Estos son los llamados sumideros, y aparecieron debido a la composición geológica específica de esta área, ya que el suelo descansa sobre rocas calizas muy saturadas de agua subterránea», explicó Josip Terzic, geólogo del Servicio Geológico de Croacia. Ahora los científicos planean una serie de exploraciones para determinar la morfología submarina y otras características del lugar, explicó.

Un terremoto de magnitud 6,4 sacudió Croacia la tarde del pasado 29 de diciembre, dejando siete muertos y decenas de heridos. El sismo, que fue el más potente de 2020, se sintió también en zonas de Bosnia y Herzegovina, Serbia y Eslovenia. Alrededor de 6 millones de personas viven en el área en la que alcanzó a sentirse el movimiento telúrico.

Tres meses después, la zona más afectada sigue luchando contra los efectos devastadores del terremoto. Muchas casas se encuentran aún en escombros y la ciudad principal de la región, Petrinja, está semiabandonada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí