Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) de Estados Unidos (EE.UU.) alertaron este martes que la subvariante BA5 de Ómicron fue detectada en al menos el 77,8 por ciento de los casos diagnosticados con la Covid-19 en el país hasta el 16 de julio.

El ente refirió además que cerca del 12,8 por ciento de los infectados presentaron la subvariante BA4 en todo el país. Al mismo tiempo, detallan que el comportamiento de BA5 en EE.UU. corresponde con las recientes alertas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre la prevalencia de esta subvariante en las próximas semanas en toda la región.

Los estudios indican que BA5 ha sido potencialmente fuerte para esquivar la inmunidad que ofrece tanto la vacunación como el historial de infecciones previas, por lo que los reportes de casos positivos a escala internacional han ascendido, en especial en personas no vacunadas o en quienes no están al día con el esquema de vacunación.

En este sentido, los CDC de EE.UU. han solicitado a los fabricantes de compuestos que trabajen en la producción de dosis de refuerzos, con vistas a aplicarlas en el venidero otoño a buena parte de la población.

La instancia sanitaria también recomienda que todos los mayores de 6 meses se vacunen, y se prioricen los refuerzos en infantes de más de cinco años.

Asimismo, las autoridades de sanidad estadounidenses insisten en la inoculación de una dosis de refuerzo en quienes sobrepasan los 50 años, aún cuando no se cuenta con una vacuna especialmente diseñada para combatir la subvariante BA5 de ómicron

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí