Un meteorito “del tamaño de una lavadora” se rompió y llovió en una ciudad costarricense el mes pasado.

Desde entonces, lo han clasificado como una “bola de barro extraterrestre” que podría proporcionar información sobre el origen de nuestro Sistema Solar, dicen los científicos.

Los residentes de Aguas Zarcas, una pequeña ciudad en Costa Rica, originalmente informaron que el meteoro era una “gran bola de fuego en el cielo” cuando apareció por primera vez el 23 de abril. Cuando el meteoro entró en la atmósfera, se rompió en cientos de meteoritos que aterrizaron alrededor de la ciudad, incluyendo una roca de dos libras que se estrelló contra el techo de alguien, rompiendo una mesa de comedor.

© Pixabay Los meteoros se ven como estrellas fugaces.

Si bien los meteoritos secos son bastante comunes, los científicos descubrieron que los que aterrizaron en Costa Rica estaban hechos de arcilla húmeda. Las raras “condritas carbonáceas” son ricas en compuestos orgánicos y llenos de agua, lo que podría proporcionar información sobre cómo extraer agua de los asteroides en el espacio.

“Muchas condritas carbonáceas son bolas de barro que tienen entre 80 y 95% de arcilla”, dijo Laurence Garvie, profesor de investigación en la Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio y curador del Centro de Estudios de Meteoritos de la Universidad Estatal de Arizona a CBS News. “Las arcillas son importantes porque el agua es una parte integral de su estructura”.

Después de los primeros informes, los científicos corrieron para obtener un pedazo de historia antes de que los fragmentos de meteorito pudieran ser destruidos por la lluvia. Un total de 55 libras se han recuperado hasta el momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí