El Pentágono anunció este viernes que envió un buque de guerra y una batería de misiles Patriot a Oriente Medio para reforzar un portaaviones y una fuerza de bombarderos desplegados para contrarrestar supuestas amenazas de Irán.

El buque USS Arlington, que transporta soldados, vehículos anfibios, lanchas de desembarco y aeronaves con hélices, y el sistema antiaéreo Patriot se unirán al portaaviones USS Abraham Lincoln y una fuerza de bombarderos B-52 que se dirigen al Golfo Pérsico, luego de que informes de inteligencia sugirieran que Irán planea un ataque en la región.

Al anunciar el despliegue del portaaviones Lincoln y los bombarderos, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo el domingo pasado que Estados Unidos enviaba un «mensaje claro e inequívoco» a Irán sobre cualquier ataque contra Estados Unidos o sus aliados en la región.

Pero Washington no ha dado detalles sobre la supuesta amenaza, lo que le ha valido críticas de estar sobre reaccionando y escalando innecesariamente las tensiones en la región.

El Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán ha restado importancia al reciente despliegue militar estadounidense y lo ha calificado de «fanfarronada» dentro de la «guerra psicológica» de Washington contra Teherán.

Pero el miércoles escaló el enfrentamiento con Estados Unidos al anunciar que dejará de aplicar dos de sus compromisos del acuerdo nuclear firmado en 2015 con las grandes potencias, y que el gobierno de Donald Trump abandonó el año pasado.

Mirá también

Europa rechaza el “ultimátum” de Irán sobre el acuerdo nuclear

Trump respondió de inmediato con más sanciones contra Teherán, en este caso a las exportaciones de hierro, acero, aluminio y cobre, un duro golpe a la economía del país persa.

Las tensiones han aumentado coincidiendo con el primer aniversario del abandono del pacto nuclear por parte de Estados Unidos,una decisión adoptada por Trump por considerar que Irán no estaba cumpliendo sus compromisos y que debe detener el desarrollo de su programa de misiles y abandonar su influencia en conflictos de la región de Oriente Próximo.

Desde la salida del acuerdo, el gobierno estadounidense ha reactivado las sanciones contra la República Islámica y ha ordenado a países de todo el mundo que dejen de comprar petróleo iraní o afrontarán sanciones por esas compras.

Mirá también

Qué es el acuerdo nuclear y cuáles son los puntos que Irán dejará de cumplir

Los inspectores de Naciones Unidas han afirmado que Irán ha seguido cumpliendo con el acuerdo nuclear desde la retirada unilateral del pacto por parte de Estados Unidos.

Los países europeos firmantes del pacto, que se opusieron a la salida de Estados Unidos, intentan mantener a flote el acuerdo y han tratado de impulsar medidas para rebajar el impacto económico de las sanciones estadounidenses contra la República Islámica.

En este contexto, el presidente de Irán, Hassan Rohani, anunció el miércoles que Teherán retomará las actividades de enriquecimiento de uranio de alto nivel si el resto de países firmantes del acuerdo no cumplen en el plazo de 60 días su promesa de proteger los sectores petrolero y bancario de Irán frente a las sanciones estadounidenses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí