En medio del conflicto suscitado entre Ucrania y Rusia, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), alertó este sábado que este contexto puede provocar una crisis alimentaria a nivel mundial.

De acuerdo a la FAO, tanto Ucrania como Rusia “proporcionan el 19 por ciento del suministro mundial de cebada, el 14  por ciento del trigo y el cuatro  por ciento del maíz», datos que confirman un tercio de la exportación global de cereales.

Moscú y Kiev son de los mayores proveedores de colza, (vegetal de cuya semilla se extrae el aceite de canola) y participan en el mercado mundial con el 52 por ciento de exportación de aceite de girasol.

Por su parte, el director general de la FAO, Qu Dongyu, insistió que el impacto podría incidir en no menos de 50 países cuyo suministro de trigo depende de Rusia y Ucrania en alrededor de un 30 por ciento.

“Muchos de ellos son países menos adelantados o países de bajos ingresos y con déficit de alimentos del Norte de África, Asia y el Próximo Oriente”, comunicó Qu Dongyu, quien puntualizó también que “muchos países de Europa y Asia Central dependen de Rusia para obtener más del 50  por ciento de su suministro de fertilizantes”.

Los precios de los alimentos, afectados por el impacto de la Covid-19, aumentaron desde el segundo trimestre del 2020, sin embargo, registraron su coste récord en febrero de 2022 “debido a la alta demanda, los costos de insumos y transporte y las interrupciones en los puertos”, refirió el experto.

“La intensidad y la duración del conflicto siguen siendo inciertas. Las posibles interrupciones de las actividades agrícolas de estos dos principales exportadores de productos básicos podrían aumentar gravemente la inseguridad alimentaria a nivel mundial, cuando los precios internacionales de los alimentos y los insumos ya son altos y volátiles”, comunicó el informe de la FAO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí