El Lic. Bolívar Marte asistió la mañana de este viernes a los actos con motivo al 156 aniversario de la Restauración de la Republica, iniciando con el izamiento de la Bandera frente al Ayuntamiento Municipal y luego una Eucaristía en la Iglesia Catedral Inmaculada  Concepción presidida por el padre Francisco Jimenez (Qualo) y Sergio de la Cruz.


Concluida la celebración Litúrgica participo en la ofrenda floral frente al busto de Juan Pablo Duarte donde pronunció el discurso central en los actos de conmemoración del 156 aniversario de la gesta histórica.


Destaco el Lic. Bolívar Marte el encuentro con las autoridades y el pueblo de La Vega en estas  fiestas que sustentan la patria, hechos que apoyan en los ideales, en las acciones, en los heroísmos de aquellos que nos han precedido-


La Restauración fue el mayor movimiento armado que conoció el país en toda su existencia, a partir incluso de los tiempos coloniales, con el objetivo de devolver la independencia a República Dominicana.


En su discurso central frente al busto del padre de la patria, el Lic. Marte recordó fechas importantes como, La Independencia Efímera del 1 de diciembre  de 1821, la Independencia Nacional del 27 de Febrero de 1984, La Restauración del 16 de agosto de 1863 y la Revolución del 24 de abril de 1965.


Las tantas fechas no desdicen de nuestra historia, sino todo lo contrario, nos dicen que este nuestro pueblo siempre ha estado dispuesto a defender y proponer todo lo que es nuestro.
Hoy, que nos reúne el 16 de agosto, traemos a nuestra mente y corazón que una persona desdichada, que no creía en la capacidad de nuestro pueblo de gobernarse, o peor aún que creía que tras su muerte ninguna persona seria capaz de dirigir y defender nuestra patria, concibió la insensatez de anexionar la patria a España.
 Nos referimos a Pedro Santana, patriotismo retrogrado, paternalista, mente miope incapaz de sentir y conocer a su pueblo.


¡Oh insensatez! Lo repetimos. No paso el tiempo cuando en Moca y en san Juan, en Neiba y en Guayaban, en Sabaneta y en Santiago toda la nación se alzó en rebelión.
Así fue preparado el grito de Capotillo del 16 de agosto. Y se demostró que este pueblo era ya una nación, con hombres y mujeres que se identificaban con ella y estaban dispuestos a luchar y morir.
Bolívar expreso que La Restauración es una efemérides, pero mucho más, es también una lección de ciencia política que nos ayuda a bien y mejor comprender la historia de nuestros dirigentes y de nuestro pueblo.


Al concluir sus palabras, Bolívar manifestó, A nosotros hoy, ¿que pedimos? Pedimos Coherencia de nuestros dirigentes y fe en nuestro pueblo dominicano dominicano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí