En las elecciones más reñidas en Israel desde hace una década, los últimos resultados apuntan a un empate técnico con el 97% de los votos escrutados.

El primer ministro, el conservador Benjamín Netanyahu, obtendría 35 diputados, al igual que su rival centrista, el exgeneral Benny Gantz, de los 120 escaños de la Kneset (Parlamento).

La Asamblea quedaría muy fragmentada entre otra decena de partidos, pero la proyección de la suma de fuerzas de la derecha apunta a hacia un nuevo Ejecutivo de coalición encabezado por Netanyahu y respaldado por unos 65 escaños. Ambos candidatos han proclamado su victoria antes de conocerse los primeros resultados oficiales. «Hemos ganado.

Los ciudadanos han dicho la última palabra», ha afirmado Gantz tras publicarse los sondeos. «Como líder del partido más votado, reclamo el derecho a dirigir la formación de Gobierno», anunció.

«El bloque conservador ha obtenido una gran victoria esta noche», ha replicado poco después Netanyahu, quien se mostró dispuesto a formar un nuevo Gabinete de inmediato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí