De acuerdo a Guterres, quien coincidió en su visita a suelo ucraniano con el presidente de Türkiye, Recep T. Erdogan, «la instalación no debe ser utilizada como parte de ninguna operación militar».

Subrayó que «se necesita con urgencia un acuerdo para restablecer Zaporiyia como infraestructura puramente civil y garantizar la seguridad de la zona».

Tras la reunión, se informó que hubo un acuerdo para establecer los parámetros de una posible misión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) a la central atómica.

Por su parte, el director general de este organismo, Rafael M. Grossi dijo este jueves que los análisis preliminares que ha efectuado indican que no hay «una amenaza inmediata» a la seguridad nuclear tras los recientes ataques de artillería ucranianos contra áreas de la central, que se encuentra bajo control ruso.

En otro aparte, Guterres celebró que, tras la salida de los primeros barcos con granos, hay señales que apuntan a una bajada de los precios internacionales, aunque matizó que no hay que hacerse ilusiones y que falta un largo camino por recorrer antes de que ello sea tendencia.

El encuentro entre Antonio Guterres, el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski y el presidente turco, R. T. Erdogan tuvo lugar luego de reuniones bilaterales entre los mandatarios en las cuales discutieron un adelanto de los temas que abordaron de conjunto.

Las conversaciones trilaterales entre Ucrania, Türkiye y la ONU abordan el cumplimiento del acuerdo de granos, así como los pasos que se pueden tomar para poner fin al conflicto entre Ucrania y Rusia a través de la diplomacia.

Esta es la primera visita de Erdogan a Ucrania desde el comienzo de las hostilidades el 24 de febrero último. Sin embargo, el líder turco, lo mismo que Guterres, decidió no ir a Kiev (capital) y la reunión se lleva a cabo en Lvov, ciudad ubicada a 70 kilómetros de la frontera con Polonia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí