Naciones Unidas, 17 jul (Prensa Latina) La pandemia de Covid-19 amenaza hoy los progresos alcanzados en la reducción de la pobreza multidimensional en el mundo, mientras se exacerban las vulnerabilidades de las personas en diferentes regiones.
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) recién publicó su Índice de Pobreza Multidimensional, el cual muestra cómo antes de la pandemia se registraron avances: 65 de 75 países estudiados habían reducido significativamente ese indicador de 2000 a 2019.

Sin embargo, advirtió el PNUD, ahora el progreso está en riesgo y de acuerdo con las proyecciones, la pandemia podría retrasar los avances del desarrollo en hasta 10 años.

Ahora más que nunca, recalcó esa entidad de ONU, urge trabajar para abordar la pobreza y las vulnerabilidad a la pobreza, en todas sus formas.

En la actualidad, advirtió, la carga de la pobreza multidimensional recae de manera desproporcionada sobre los niños: la mitad de los mil 300 millones de personas pobres todavía no alcanzan los 18 años. En tanto, 107 millones tienen 60 o más años.

Si bien todavía no hay datos disponibles sobre el aumento de la pobreza multidimensional a nivel mundial tras la pandemia, existen simulaciones realizadas para 70 países en desarrollo a partir de los efectos anticipados del nuevo coronavirus.

Esas simulaciones, que analizan dos indicadores -la nutrición y asistencia escolar- ofrecen una idea de cuál podría ser el impacto de la crisis si no se toman medidas.

Realizado de conjunto con la Iniciativa de Oxford, el Índice de Pobreza Multidimensional es un instrumento de medición que analiza otros indicadores además de los ingresos e incluye aspectos como acceso al agua potable, educación, electricidad, alimentos y otros seis más.

Por su parte, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios también divulgó datos alarmantes sobre la pobreza en el mundo: su reporte coincide en que la pandemia corre el riesgo de desencadenar el primer aumento de la pobreza mundial desde 1990.

La crisis mundial generada por la Covid-19 coloca a los países de renta baja al borde de la ruina y si no se toman medidas urgentes, pronto se verá una serie de tragedias humanitarias brutales y destructivas, advirtió esa oficina.

Al respecto, la ONU solicitó a las economías del Grupo de los 20 fondos por 10 mil 300 millones de dólares para financiar el Plan Global de Respuesta Humanitaria, que pretende recaudar dinero para responder a los impactos del nuevo coronavirus en naciones de ingresos bajos y medios.

Ese plan reúne llamamientos de la Organización Mundial de la Salud y otras agencias humanitarias de ONU.

Según expuso el coordinador de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, la iniciativa contempla intervenciones de emergencia en 63 países que no cuentan con los medios para hacer frente a la pandemia.

Asimismo, agregó, busca beneficiar a 250 millones de personas, esto incluye adultos mayores, personas con discapacidad, desplazadas y mujeres y niñas, dado que las pandemias aumentan los niveles existentes de discriminación, desigualdad y violencia de género.

Las proyecciones de ONU señalan que sin una intervención inmediata, la pobreza mundial aumentará por primera vez desde 1990 y 265 millones de personas padecerán hambre para fin de este año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí