El Senado inició el año con un duro golpe al presidente Donald Trump al anular su veto a la ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA).

Con 81 votos a favor y 13 en contra, los senadores lograron las dos terceras partes necesarias para sumarse a la Cámara de Representantes, que el lunes pasado aprobó invalidar la decisión del mandatario.

El proyecto ha sido defendido por la mayoría de los miembros del Congreso, ya que contempla $740,000 millones de dólares con planes de incremento salarias para los soldados y modernización de equipo.

Uno de los motivos por los que el presidente Trump rechazó la medida fue la falta de inclusión de la Sección 230, que obligaría a empresas de internet a hacerse responsables del contenido de sus usarios, especialmente en redes sociales y plataformas de video, una batalla que inició el mandatario con Twitter y Facebook.

El presidente Trump también se opuso a que se eliminaran los nombres de los generales confederados de las bases militares, así como lineamientos para detener el retiro de tropas estadounidenses en Afganistán y Alemania.

Parte del retraso de la invalidación ocurrió porque los demócratas presionaron al líder de la mayoría, Mitch McConnell (Kentucky), a incrementar la ayuda económica de $600 a $2,000 dólares.

El senador Bernie Sanders (Vermont) fue uno de los opositores, quien cuestionó a McConnell por qué se oponía a permitir el voto. El republicano consideró que enviar más dinero durante la pandemia de coronavirus era como “socialismo para ricos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí